Ir al contenido principal

Las decisiones celulares más importantes.


Desde el momento de la fecundación, el desarrollo del cuerpo humano implica una serie de opciones donde las células generadas deben elegir en cuál de los innumerables tipos de células se convertirán. ¿Cómo ocurre esta decisión?

Un nueva investigación, realizada por investigadores de la École Pratique de Hautes Etudes, Genethon y ENSLyon sugiere que la decisión de qué destino tomar no es un evento programado único, sino que es el resultado de un proceso muy dinámico.
El estudio parte de la visión de que la diferenciación celular sigue instrucciones paso a paso. La mayoría de las células son células sanguíneas, las cuales son muy variadas. Esta variedad es necesaria para cumplir con las diversas funciones que desempeña la sangre (Transporte de oxígeno, defensa inmunitaria o transporte de nutrientes). Todos estos tipos celulares muy diferentes tienen un origen común, pero distintos caminos.

Los antepasados de la sangre se denominan células madre hematopoyéticas. Estas están definidas como una categoría específica de células multipotentes (Células que pueden diferenciarse en cualquier tipo de células sanguíneas).

Los autores de la investigación grabaron durante un intervalo de tiempo análisis moleculares de una sola célula para estudiar su proceso de desarrollo paso a paso, y encontraron que la decisión de destino no es un evento programado único sino el resultado de un proceso muy dinámico.

Todo el proceso recuerda el aprendizaje por ensayo y error en el que cada célula explora diferentes posibilidades moleculares (Diferentes genes activados o desactivados) antes de alcanzar una combinación estable de genes activos y la morfología correspondiente. Los autores observaron que algunas células parecen "dudar" y cambiar la morfología muchas veces antes de alcanzar un estado estable.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Qué es eso de las tierras raras?

El miércoles se hallaron en Japón unas 16 toneladas de tierras raras que podrían cubrir, por ejemplo, 730 años de demanda de disprosio, un elemento empleado en vehículos híbridos.
Pero conviene explicar qué son y para qué sirven estas tierras raras.

Se trata de un total de 17 elementos: escandio, itrio, lantano, cerio, praseodimio, neodimio, prometio, samario, europio, gadolinio, terbio, disprosio, holmio, erbio, tulio, iterbio y lutecio. Reciben este nombre porque la mayoría son escasas en la corteza terrestre y se les llama tierras en el sentido de que se pueden disolver en ácido. Bien es cierto que hay excepciones y algunas de ellas sí tienen una presencia importante en el día a día.

En los encendedores mecánicos y en los catalizadores se utilizan algunos elementos de la lista, y como se ha mencionado, otros también están presentes en algunas piezas que forman parte de los vehículos híbridos, por tanto van a ser muy relevantes en el futuro. Además, en las resonancias magnéticas se…

¿Por qué existen los distintos grupos sanguíneos?

Podría parecer que la sangre no es más que sangre, pero, a pesar de que todas las muestras contienen glóbulos rojos, glóbulos blancos, plaquetas y plasma, varían los tipos de marcadores que están en la superficie de los glóbulos rojos. Estos marcadores son conocidos como “antígenos”.
Estas diferencias en los tipos de sangre fueron descubiertas en 1818, cuando el obstetra James Blundell transfundió a una mujer embarazada, que tenía hemorragia, sangre de su marido. Posteriormente, continuó haciendo transfusiones, de las cuales sólo la mitad tuvo éxito. La razón de los fracasos fue la incompatibilidad de grupos sanguíneos.
Los antígenos son básicamente proteínas y carbohidratos que sobresalen de la superficie de los glóbulos rojos. A pesar de que éstos son microscópicos, pueden influir considerablemente en que la sangre sea aceptada o rechazada al recibir una transfusión.
Hay 4 grupos sanguíneos principales: A, B, AB y 0. La sangre del tipo A tieneAntígeno A; la sangre del tipo B tiene el

La teoría póstuma del Dr. Stephen Hawking

En cierto lugar del espacio, hay otros planetas similares a la Tierra donde todavía caminan los dinosaurios y otros donde aún cazan los neandertales.

También otros cuerpos celestes completamente diferentes al nuestro, sin estrellas, soles ni galaxias, pero que se rigen por las mismas leyes de la física que existen en el nuestro.

No, no son ideas para una película de ciencia ficción. Se trata de uno de los postulados de la última teoría del cosmos que propuso Stephen Hawking, publicada recientemente en la revista especializada Journal of High Energy Physics.

Stephen Hawking, el físico británico que revolucionó nuestra manera de entender el universo
5 grandes aportes del prestigioso físico británico Stephen Hawking a la ciencia
El trabajo, enviado a revisión solo 10 días antes de la muerte del físico británico en marzo pasado, ofrece una imagen más simple de lo que sucedió hace 13.800 millones de años, cuando comenzó todo.

Y es que, según la teoría (resultado de una larga colaboración …