Ir al contenido principal

¿Una nueva edad de hielo?


El Sol se está quedando en silencio. En las últimas décadas, las machas solares han ido desapareciendo progresivamente de nuestra estrella favorita hasta lo que parece un mínimo histórico.

Las manchas solares son la forma con la que, desde hace más de 400 años, medimos y controlamos la actividad del Sol. Una actividad que, por lo que sabemos está íntimamente ligada a las temperaturas y las condiciones climatológicas de la vida en la Tierra. Por eso, la progresiva desaparición de manchas ha hecho que muchos expertos se pregunten qué está pasando y si es posible que nos estemos aproximando a una nueva edad del hielo.

Las manchas solares son regiones de la superficie solar con una temperatura más baja que sus alrededores. Es decir, son esas cosas negras que se ven en las fotos. Lo cierto es que, en realidad, no son negras sino más bien de un rojo brillante pero la diferencia de temperatura con el resto del sol hace que - por comparación - nos parezcan oscuras.

Desde 1610 o incluso antes, los astrónomos han estado contando las machas solares conforme iban apareciendo en la superficie del sol y han creado una de las bases de datos más fascinantes de la historia. Gracias a ella, hemos aprendido mucho y hemos descubierto algunas cosas sobre el comportamiento de las manchas. Por ejemplo, sabemos que el número de manchas solares va por ciclos de unos once años de duración entre su pico más alto y su pico más bajo. También sabemos que existen ciclos mucho más largos como el de Gleissberg que ocurre cada 80 años

Antes de 1600 no tenemos recuentos de manchas solares, pero hemos descubierto que los niveles de carbono 14 correlacionan muy bien con la actividad del sol. Por eso, sabemos que hubo otros mínimos históricos como el de Oort entre 1010 y 1080, el de Wolf entre 1280 y 1350 o el de Spörer entre 1460 y 1550.

Es muy complejo establecer correlaciones directas entre la actividad del Sol y los sucesos de la Tierra, pero la relación está más que clara: si nos fijamos en el mínimo que ocurrió entre los años 540 y 660, veremos que cosas como la plaga de Justiniano, la entrada de los turcos en Anatolia, la unificación de China o el inicio de la expansión árabe ocurrieron justo en ese periodo.

También sabemos que (con la excepción del mínimo de Oort) entre los años 800 y 1200 hubo un periodo de máximos que coincide con el 'periodo cálido medieval', el momento histórico en el que Occidente, impulsado por las buenas cosechas y el calor, salió de la Edad Media. Casi 500 años después (entre 1645 y 1715) llegó el mínimo de Maunder, en el que las manchas solares prácticamente desaparecieron y el mundo vivió lo que conocemos como la Pequeña Edad del Hielo.

Con esta extraña relación bien presente, los científicos han descubierto que, en los últimos ciclos, el sol ha estado más quieto que de costumbre. Nos encontramos en un periodo de actividad parecido al de 1790-1820 que conocemos como mínimo de Dalton y que muchos confieren un papel clave en las malas cosechas y el encarecimiento del pan que acabó por desembocar en la Revolución Francesa. Esto hace que aunque los modelos predictivos no estén muy desarrollados, la hipótesis de la nueva edad de hielo esté sobre la mesa. Preparen la ropa de invierno, por si las moscas.

Comentarios

  1. Gracias por la informacion!! Este tipo de blogs me parecen muy importantes, esto sera compartido en mi universidad, gustosamente con mis compañeros de clase. gracias por la informacion. https://uautonoma.cl

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

¿Qué es eso de las tierras raras?

El miércoles se hallaron en Japón unas 16 toneladas de tierras raras que podrían cubrir, por ejemplo, 730 años de demanda de disprosio, un elemento empleado en vehículos híbridos.
Pero conviene explicar qué son y para qué sirven estas tierras raras.

Se trata de un total de 17 elementos: escandio, itrio, lantano, cerio, praseodimio, neodimio, prometio, samario, europio, gadolinio, terbio, disprosio, holmio, erbio, tulio, iterbio y lutecio. Reciben este nombre porque la mayoría son escasas en la corteza terrestre y se les llama tierras en el sentido de que se pueden disolver en ácido. Bien es cierto que hay excepciones y algunas de ellas sí tienen una presencia importante en el día a día.

En los encendedores mecánicos y en los catalizadores se utilizan algunos elementos de la lista, y como se ha mencionado, otros también están presentes en algunas piezas que forman parte de los vehículos híbridos, por tanto van a ser muy relevantes en el futuro. Además, en las resonancias magnéticas se…

¿Qué ocurre en nuestro cerebro cuando morimos?

Un equipo de neurólogos del Charité–Universitätsmedizin Berlin ha descubierto una ola de actividad eléctrica en el cerebro humano denominada "tsunami cerebral" (spreading depression en inglés), que precede al momento de la muerte. Según la investigación, publicada en la revista especializada Annals of Neurology, al examinar la actividad cerebral en nueve pacientes moribundos, los científicos observaron una ráfaga de actividad en este órgano que parece preceder al fin de la vida. Este hallazgo indica que la consciencia todavía puede estar presente durante varios minutos después de que el resto del cuerpo deje de mostrar signo alguno de vida, es decir, descubrieron que incluso cinco minutos después de que el corazón de una persona deje de latir, sus células cerebrales o neuronas aún pueden funcionar.
Para llevar a cabo este descubrimiento, el equipo de investigadores liderados por el neurólogo Jens Drier monitorizó de manera continua las señales eléctricas en cerebros de nuev…

¿Por qué existen los distintos grupos sanguíneos?

Podría parecer que la sangre no es más que sangre, pero, a pesar de que todas las muestras contienen glóbulos rojos, glóbulos blancos, plaquetas y plasma, varían los tipos de marcadores que están en la superficie de los glóbulos rojos. Estos marcadores son conocidos como “antígenos”.
Estas diferencias en los tipos de sangre fueron descubiertas en 1818, cuando el obstetra James Blundell transfundió a una mujer embarazada, que tenía hemorragia, sangre de su marido. Posteriormente, continuó haciendo transfusiones, de las cuales sólo la mitad tuvo éxito. La razón de los fracasos fue la incompatibilidad de grupos sanguíneos.
Los antígenos son básicamente proteínas y carbohidratos que sobresalen de la superficie de los glóbulos rojos. A pesar de que éstos son microscópicos, pueden influir considerablemente en que la sangre sea aceptada o rechazada al recibir una transfusión.
Hay 4 grupos sanguíneos principales: A, B, AB y 0. La sangre del tipo A tieneAntígeno A; la sangre del tipo B tiene el